Logo
Imprimir esta página

Cruces y mayos Piedrabuena

Durante estos días se celebra en la localidad ciudadrealeña de Piedrabuena la fiesta de las cruces y los mayos, fiesta que en 2017 recibió la declaración de Interés Turístico Regional.

Los orígenes de la tradición de las cruces los sitúan los historiadores en 1212, año en que Alfonso VIII encabezó la reconquista de España, aunque las fiestas de la Santa Cruz en esta localidad, que anualmente se celebran en los primeros días del mes de mayo, se sitúa entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Desde entonces se han convertido en una de las tradiciones más originales y que más raigambre y popularidad han alcanzado dentro del patrimonio etnográfico de Castilla-La Mancha.

Durante los primeros días del mes de mayo, los vecinos reproducen altares en los que instalan dos variedades de cruces, de tela y brezo, que son colocadas en las habitaciones de sus casas que esos días se abren al pueblo y a los visitantes. Para adornar las cruces, que se instalan sobre un altar, los vecinos emplean telas con las que se revisten todos los espacios de la habitación, que las dotan de luminosidad y majestuosidad. La otra variedad es la que se elabora en brezo y que consiste en revestir el altar central sobre el que se instala la cruz, con plantas de brezo florecido en color purpúrea o blanco, en las que el agua, el musgo, las plantas y los animales son utilizados para aderezar la estancia.

Junto a las Cruces cobran especial importancia el canto de Los Mayos, considerado «otra joya del patrimonio etnográfico regional».

Sus orígenes se sitúan en el siglo XIX cuando los mozos, que por ese mes se quedaban a dormir en las quinteras para realizar las tareas del campo, bajaban al pueblo a cantarle a las mozas letras picarescas y amorosas; son los llamados mayos ventaneros. Posteriormente, no solamente fueron las mozas la inspiración para los mozos, sino que también lo son la Virgen, el Cristo y la Cruz, a los que dedicaban y dedican sus cantos.

'Los Mayos' de Piedrabuena destacan especialmente por el peculiar «ritmo interpretativo» que imprimen en su interpretación los cantantes y músicos, que son conocidos como 'mayeros'.

Estas fiestas tienen una gastronomía propia basada en dulces (barquillos, rosquillos fritos, flores, tortas de las cruces, pastas de manteca y aceite, pastas de huevo, magdalenas, enaceitados y hornazos) y bebidas ("limoná", refresco de limón natural y refresco de esencia de limón) y concitan cada año el interés de miles de personas que acuden a este municipio ciudadrealeño a disfrutar de esta tradición.

Fuentes:

  • Freire Martín, José. Piedrabuena, mayos y cruces: contribución al estudio y conocimiento de estas tradiciones populares castellano-manchegas, completado con un trabajo histórico sobre esta localidad. Piedrabuena [Ciudad Real: El autor], 1995.
  • Imágenes cedidas por Mercedes Jiménez Jiménez
  • Cruces y mayos en Turismo Castilla La Mancha: https://bit.ly/32TixVs
  • Cruces y mayos de Piedrabuena en youtube: https://bit.ly/2QCWNuD

En nuestros fondos: https://bit.ly/3aNd5b9

Modificado por última vez en Martes, 04 Mayo 2021 10:07