Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha

Switch to desktop

Hace 100 años...Crimen machista en Almodóvar del Campo

 Hace 100 años...la prensa se hacía eco de un crimen machista ocurrido en Almodóvar del Campo. El 6 de septiembre de 1921 sobre las 6 de la mañana Amalia Costi Montes, de 22 años de edad fue asesinada mientras dormía con cinco tiros de pistola por su marido José Sanjuán, de 34 años en el domicilio de la pareja. Desde el principio se hablaba del asesino como de una persona que había llevado y llevaba una vida "licenciosa", mientras que de la víctima se alababan sus múltiples virtudes.

El autor se entregó al juez de instrucción de forma inmediata e ingresó rápidamente en la cárcel.

La indignación popular por este crimen llegó a tal extremo que hubo un intento de linchamiento que tuvo que ser sofocado por las autoridades (algo que no era inusual en aquellos años). El día del sepelio estaba reunido todo el vecindario (se menciona que había entre 5000 y 6000 personas) frente a la casa de la víctima, «ardiendo en sed de venganza contra el asesino». Antes de que el coche fúnebre se pusiese en marcha con los restos mortales, la multitud se dirigió a la cárcel con el propósito de «extraer al asesino y ejecutarlo en la plaza pública». Diez parejas de la Guardia Civil tuvieron que utilizar todos sus medios persuasivos y coercitivos para contener a la multitud y evitar el «choque brutal».

El Pueblo Manchego destacaba el papel desempeñado en la disuasión del linchamiento por Ramón Solano Manso de Zúñiga, notario, alcalde de la población y diputado a Cortes. Éste se había asomado al balcón del ayuntamiento en el preciso momento en el que la multitud confrontaba con la Guardia Civil «exhortándole a que desistiera de la aplicación de la ley de Linch porque él se comprometía solemnemente a que el asesino fuera ajusticiado».

El 12 de septiembre el periódico publicó un artículo del alcalde con el elocuente título de «¡Cuando el pueblo ruge, pidiendo justicia... hay que dársela!». En él "justifica" en cierta forma la exaltación de sus vecinos (El pueblo de Almodóvar ciego de cólera...), justifica la detención del linchamiento (porque en esta campaña que emprendemos pidiendo no venganza... ¡justicia!...) y aboga porque la justicia ejercerá su labor de forma rápida y contundente: "Hubo que hablar al pueblo, y solo cuando se le dijo que la nobleza de los hijos de esta tierra no podía consentir que nosotros fuéramos tan cobardes como el asesino, matando con abuso de superioridad, y en estado de indefensión, y que era preciso que la justicia hiciera su camino, esta gente campesina que tiene más corazón y más entendimiento de lo que muchos creen, las mujeres más indignadas, se resignaron a que se cumplieran los trámites de la justicia con la condición de que el juicio oral fuera en Almodóvar[...] Pediremos que se activen los trámites siempre perezosos de la curia y que llegue pronto la hora en que el castigo justo, tranquilice los ánimos de los que tienen hambre y sed de justicia."

Fuente:

El Pueblo Manchego (del 6 al 12 de septiembre de 1921)

En nuestros fondos sobre violencia de género:

https://bit.ly/3wAUoAy 

Modificado por última vez en Viernes, 16 Julio 2021 09:14