Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha

Switch to desktop

#15deNoviembre. Tal día como hoy... Palacio Viso del Marqués

Tal día como hoy, un 15 de noviembre, en 1564, se inició por orden de Álvaro de Bazán, primer Marqués de Santa Cruz y almirante de la Marina, la construcción del Palacio renacentista de los Marqueses de Santa Cruz. Fue declarado Monumento Nacional en 1931.

Álvaro de Bazán, debido a sus largas estancias en Italia e influenciado por los gustos de la época, contrató un selecto grupo de artistas italianos para la obra que disponía de 8000 metros cuadrados y se terminó de construir en 1588 según los proyectos de Giovanni Castello "El Bergamasco" junto al que trabajaron Giovanni Bautista Olamosquín, arquitecto y escultor (desde 1571), Maese Domingo y Maese Alberto, maestros de obra y maestro mayor.

Fue edificado junto al Camino Real, trayecto obligado desde la Corte hacia Andalucía. Esta ubicación, en plena Mancha, responde al deseo del almirante de fijar su residencia en un punto estratégico equidistante de la corte madrileña y de las bases de sus escuadras en Cádiz, Cartagena y Lisboa.

El aspecto exterior de esta gran casa no demuestra la magnificencia y riqueza artística que guarda en su interior. La puerta principal está formada por un arco de medio punto y dos grandes columnas de orden dórico, con amplia base y pedestal, que sustentan el cornisamento sobre el que se halla el amplio balcón con balaustrada y con remate efímero del escudo de los Bazán.

El Palacio consta de dos plantas y la mayoría de sus salas, así como las galerías alta y baja, incluida la escalera, están pintadas al fresco. Esa es la gran singularidad de su interior: la profusión de pinturas al fresco en las bóvedas y en los paramentos de las galerías alta y baja. Pinturas de estilo manierista, realizadas íntegramente por maestros italianos, al igual que la obra de fábrica, yesería y carpintería. Esta decoración mural lo convierte en el conjunto pictórico español que mejor representa la mitología clásica. El programa iconográfico de las pinturas se completa con frescos de carácter épico narrativo, de la historia romana, de linajes o carácter familiar, religiosas y varias vistas de ciudades. Los ventanales de las esquinas, ideados para dar una mayor ligereza y esbeltez al edificio, no se realizaron debido al crudo invierno de estas tierras, tan distinto al clima de Génova donde fueron proyectados.

El palacio estuvo a punto de ser destruido por las tropas austracistas (partidarios del Archiduque Carlos de Austria) de Edward Hamilton durante la Guerra de Sucesión Española a principios del siglo XVIII, salvándose por la actuación del capellán del marqués, el poeta Carlos de Praves. Sufrió algunos daños a causa del terremoto de Lisboa en 1755: hundió el techo del salón de honor, donde se había pintado el gran fresco que representaba la batalla de Lepanto, y desmochó las cuatro torres de las esquinas, que las crónicas de Felipe II describían como magníficas. Durante la Guerra de la Independencia, los franceses lo arrasaron, y para cuando llegó la Guerra Civil había servido de granero, colegio, establo, cárcel y hospital hasta que en 1948 la familia de los marqueses lo cedieron en renta a la Armada por el simbólico alquiler de una peseta durante noventa años. La Armada lo restauró y acondicionó como museo para albergar el Archivo General de la Marina, archivo histórico nacional, que guarda 80000 legajos con información de la historia de la Marina desde 1784 hasta la Guerra Civil.

Fuente: https://bit.ly/3EmYeAC 

En nuestros fondos: https://bit.ly/3Cqd48J 

Modificado por última vez en Viernes, 12 Noviembre 2021 16:41