Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha

Switch to desktop

Carlos Lemos. Tal día como hoy...

11 JUNIO

Tal día como hoy nació en Ciudad Real en 1909 el gran actor Carlos Lemos.

Su nombre completo era Carlos García Lemos. Hijo y nieto de actores, pisó por vez primera un escenario a la edad de tres años con La reina mora, de los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero.

Tras quedar huérfano de padre a los diez años se vio obligado a emplearse como recadero y vendedor ambulante para poder sacar adelante a su familia.

Con veinte años y por recomendación de su tío, el actor Gaspar Campos, entró en la compañía de Rosario Pino y Emilio Thuillier, con quienes estuvo un quinquenio. Luego, durante un par de años, pasó a formar parte del elenco de la compañía de Manuel París.

En 1931 dio el salto a tierras americanas con la compañía de Juan Bonafé. Poco después Lola Membrives lo contrató de galán joven. Con ella representó en 1935, en el madrileño teatro Coliseum, la obra Bodas de sangre, de Federico García Lorca, y La condesa María, de Juan Ignacio Luca de Tena. Durante la Guerra Civil trabajó mucho en teatros madrileños y barceloneses.

Tras la contienda estuvo varias temporadas con las compañías de Tina Gascó y Fernando Granada.

En 1952 consiguió uno de sus más grandes triunfos con la compañía Lope de Vega, de la que fue primer actor, que dirigía José Tamayo, al estrenar La muerte de un viajante, de Arthur Miller, verdadero acontecimiento en el mundo escénico español. De esa etapa con la compañía Lope de Vega, durante las décadas de 1950 y 1960, hizo varias giras por Hispanoamérica, y mientras estaba en España tenía como teatro el Bellas Artes madrileño, donde destacó interpretando una amplísima gama de personajes de la dramaturgia universal, como Calderón de la Barca, Valle-Inclán, Lope de Vega, García Lorca, Zorrilla, Shakespeare, Molière, Bertolt Brecht, Luigi Pirandello, Jean Anouilh o Arthur Miller.

Su debut ante las cámaras se produjo en 1953 con la película Condenados dirigida por Manuel Mur Oti. En su filmografía, destacó en trabajos dramáticos en títulos como Siempre es domingo, de Fernando Palacios; El juego de la verdad, de José María Forqué, e Isidro, el Labrador, de Rafael J. Salvia, en 1963; El filo del miedo, de Jaime Jesús Balcázar, en 1964; también ese año actuó en Después del gran robo, de Miguel Iglesias, con quien repitió al año siguiente en Muerte en Primavera, año de 1965 que también trabajó para Javier Setó en La llamada; en 1966, de nuevo con Forqué en un Millón en la basura, y, finalmente, en Las cicatrices, en 1967, de Pedro Lazaga.

En Televisión Española desarrolló una actividad más intensa, siendo considerado un pionero entre los actores de los programas dramáticos: La barca sin pescador y Cerca de las estrellas, en 1966; o, La casa de los siete balcones y Nunca es tarde, en 1967, mientras que en la década de 1970 realizó su más importante trabajo televisivo en Doce hombres sin piedad, que dirigió Gustavo Pérez Puig en 1973 y fue considerado como el mejor actor de los "Estudio 1".

Fue primer actor en Madrid de los teatros nacionales, el Español y el María Guerrero, destacando en su interpretación de Tío Vaina (1974) y en la representación de La paz, de Aristófanes (1977), y ya en los años ochenta cuando estrenó Diálogo secreto, de Antonio Buero Vallejo. En 1986 pisó por última vez un escenario para dar a conocer Farsa y licencia de la reina castiza, de Valle-Inclán.

Obtuvo el Premio Nacional de Teatro (1970), el Premio Ricardo Calvo (1972) y la Medalla de oro al mérito en las Bellas Artes (1982).

Falleció en Madrid el 22 de febrero de 1988.

Fuente: https://bit.ly/3LQ028B 

Modificado por última vez en Martes, 07 Junio 2022 11:07